Cómo comprobar una redirección 301

Redirección 301

Comprobar una redirección 301 es uno de los pequeños problemas que a veces nos surgen cuando creamos páginas en internet. La redirección es un concepto muy habitual entre la gente que hace webs y se trabaja el SEO para hacerlas subir puestos en Google y otros buscadores. Básicamente, una redirección 301 en una web es un sistema por el cual le informamos a los buscadores que una página que antes estaba en un sitio, ahora está en otro, de forma definitiva.

¿Qué es una redirección web?

Te pongo un ejemplo para visualizarlo más fácil. Si yo tengo dos dominios, www.vicentebarcelo.es y www.vicentebarcelo.com, y sólo publico contenido en la web www.vicentebarcelo.com, lo normal es enviar a la gente que entra en www.vicentebarcelo.es al .com. Esto se hace con esas redirecciones. Pero en especial, la redirección 301 indica a los buscadores que el dominio .es no tiene nada, y que todo está en el .com, ahora y para siempre.

Esto parece algo trivial, pero es muy importante para el posicionamiento. Cuando un buscador ve el mismo contenido entrando en dos sitios diferentes, uno de ellos se convertirá en una copia del otro. E igual que a los profesores en el colegio, a Google, que la gente copie, no le gusta nada. Si nos pilla copiando, nos penalizará. Y este es uno de los casos en los que, aunque nosotros sabemos que no estamos haciendo nada malo porque es nuestro mismo contenido en dos dominios, Google no puede saber que los dos son tuyos. Sí, a veces los profesores son injustos.

Es por esto que se utilizan dichas redirecciones 301.

¿Hay varios tipos de redirecciones?

Parece evidente intuir que cuando hablamos de redirección 301, es por que deben existir más, ¿no? Pues así es. Y el caso es que hay bastantes, pero aquí te hablaré sólo de las más básicas:

Redirecciones web

Redirección 301

Ya lo hemos comentado antes. Es una redirección permanente en la que le estás diciendo al visitante que una web ya no está en un sitio, y se ha desplazado a otro de forma definitiva. Con esto evitarás duplicados de contenido. Además, es la típica para indicar en un dominio que ya no tiene nada alojado, y que todo su contenido está ahora en otro lugar.

Redirección 302

Esta redirección es similar a la anterior, solo que le estamos indicando que se realiza de forma temporal. Es igual de transparente para el usuario que la 301, que no notará diferencia con la anterior. Lo que la diferencia especialmente es su uso. La 301 se utiliza cuando cambiamos algo de forma permanente. La redirección 302 se usa habitualmente cuando tenemos algo que solucionar en una página normal que está fallando. Al hacerlo, en vez de dejar la página con errores o inservible, se hace una página comodín para que la navegación no se vea afectada mientras lo corregimos. Mientras tanto, se coloca esta redirección 302 de forma temporal para que la experiencia del usuario que navega no lo note.

Redirección 303

Similar a la 302, esta redirección envía al usuario a otra web. Normalmente se utiliza para evitar que sea visible una página que tenemos oculta durante un tiempo. Por ejemplo, cuando creamos una landing page, hay veces que no queremos ponerla en marcha hasta cierta fecha. Imaginemos una venta especial para un Cyber Monday de esos que están de moda. Si queremos dejarlo todo preparado, pero que hasta que no llegue el día no se muestre, se suele hacer con esta redirección.

Redirección 307

De nuevo, esta redirección muestra al cliente otra página temporal cuando tratas de acceder a la original, como lo hace la 302. La diferencia está en que la redirección 307 está ideada para páginas que ya no existen en el servidor original. Las otras redirecciones se hacen para ocultar contenido erróneo o que no queremos mostrar, pero aquí, en este caso, es porque directamente ya no existe.

Crear una redirección

Hay varios sistemas para configurar una redirección, y dependerá de la tecnología o cómo tengas alojadas tus páginas webs.

A grosso modo, debes saber que se puede hacer desde varios sitios:

  • Desde el .htaccess de tu web, normalmente accesible en tu hosting a través de ftp.
  • En el archivo de configuración del servicio web. Este proceso normalmente no se puede hacer a no ser que tú seas el dueño del servidor web. En este caso, el sistema para hacerlo dependerá del motor web que tengas (apache, ngnix, iis, etc…)
  • Desde una página php también puedes hacerlo. De esta forma, podrías tocar sin entrar en las “tripas” de tu web de forma más sencilla. Evidentemente, si cambias la página o la eliminas, las redirecciones desaparecerán.
  • También puedes hacer redirecciones basadas en el cliente que navega por tu web, con el meta tag HTML “refresh”, por ejemplo, o incluso con JavaScript. Este sistema tiene un problema, y es que Google no se entera, y pensará que el contenido está duplicado, y será problemático para el SEO.

Ojo, modificar cualquier parámetro de estos sistemas puede hacer que tu web quede inaccesible si no se hace correctamente, así que mejor busca información de cómo hacerlo antes de toquetear. Si no lo tienes claro, mejor contrata a alguien que te lo haga, o si tienes tu dominio alojado, crea un ticket de soporte preguntando.

Viendo webs

Herramienta para comprobar una redirección 301

Cuando has creado una redirección en tus páginas, es normal no saber si está bien creada o no. Cuando tienes algún CMS o varias webs en marcha, es habitual tener que hacerla llegado el momento. Y personalmente, en su día di bastantes vueltas para encontrar una herramienta para verificar si una redirección 301 está bien realizada o no.

Pues bien, de forma rápida, existe una web creada hace mucho tiempo por InternetOfficer SPRL que nos permite comprobar las redirecciones de forma muy, pero que muy sencilla.

Debes entrar en la web Redirect Checker, y aquí simplemente introducir en el cuadro tu dirección web completa que quieras comprobar, incluyendo el https si es segura. En un segundo te indicará que redirección tiene y hacia dónde. Con esto, podrás ver rápidamente si la configuración de tu servidor o del fichero .htaccess está correcta.

Para mí, es la manera más cómoda de confirmar que la redirección funciona bien.

Portada diseñada con un trocito de Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *