• Si necesitas un software de gestión de proyectos, organizar tus ideas o simplemente controlar tus tareas, Trello es tu solución. ¿Cómo podríamos definir qué es Trello en pocas palabras? Pues bien, Trello es un software administrado en la nube que permite gestionar las tareas desde un panel muy visual e intuitivo. Si lo tenemos que […]

  • En en breve tendremos en marcha el nuevo reglamento europeo de protección de datos. Aunque la ley está aprobada en 2016, entrará en vigor el 25 de mayo de 2018. Como siempre, para la mayoría esta fecha se nos ha echado encima. Muchos sabemos que esto trae algún cambio, y con esto surgen muchas preguntas. […]

  • Me sorprende la polémica aparecida recientemente sobre la filtración de datos en Facebook y la consultora Cambridge Analytica. A estas alturas, cuando los medios de comunicación difunden una noticia como esta, parece que es algo inusualmente importante. Es como si el mundo descubriera que millones de mini ojos nos están espiando desde las sombras. Muchos […]

  • ¿Cuando es el cambio horario de marzo de 2018? Sí, acabo de darme cuenta que queda nada para tener que hacer la transición de siempre. Este año el cambio de hora es la madrugada del sábado día 24 de marzo al domingo 25. Esta vez, la hora se adelanta, lo que lamentándolo mucho para los […]

  • Ayer descubrí una pequeña aplicación para grabar la pantalla de tu pc con un programa increíblemente liviano. Loom es una extensión de Chrome que se instala con un simple click, y que te permite grabar durante unos 10 minutos todo lo que haces en tu equipo. Con opciones muy intuitivas te deja configurar si quieres […]

Gestión de tareas con Trello

Si necesitas un software de gestión de proyectos, organizar tus ideas o simplemente controlar tus tareas, Trello es tu solución.

¿Cómo podríamos definir qué es Trello en pocas palabras? Pues bien, Trello es un software administrado en la nube que permite gestionar las tareas desde un panel muy visual e intuitivo. Si lo tenemos que comparar con algo de la vida real, es como un gran tablón de corcho virtual en el que podemos pegar post-its de colores para organizarnos.

Usar Trello es muy fácil. Lo primero que debemos saber es que es totalmente gratuito en su versión básica. Abrirse una cuenta se hace en un par de clicks con tu dirección de correo, y en un plis plas ya lo tendrás listo para usarlo.

Al estar en la nube y ser una aplicación web, podrás acceder desde cualquier lado con conexión a internet. Además, tiene su app también tanto para Android como para IOS. De esta forma, tendrás todo tu panel accesible en cualquier lado.

Pero donde realmente brilla Trello es en su sistema de compartición y colaboración. Esto significa que varios usuarios puede trabajar sobre el mismo tablón virtual. Pongamos un ejemplo simple. Si creamos la tarea de “crear página web”, se podrían crear varias subtareas para hacer dicha página. Podríamos hacer un post-it que pusiera “crear diseño”, otro con “maquetación” y otro para “publicar en redes sociales”. Aquí podríamos asignar a 3 usuarios distintos estos puntos, de forma que el diseñador se tenga que encargar de la parte de diseño, el de marketing de la parte de redes sociales y el maquetador, evidentemente, la parte de maquetación. De esta forma, todos tienen a la vista en el tablón todo lo que hay que hacer, y qué parte corresponde a cada uno.

Esa es una de las potencias de Trello: la colaboración en los proyectos, de forma muy simple y sencilla.

Breve introducción a Trello

Tablero de ejemplo en Trello

Tablero de ejemplo en Trello

Metámonos más en harina. Trello se basa en un sistema de tableros y tarjetas. Estos tableros serían, por así decirlo, los paneles de corcho virtuales. Puedes crear tantos tableros como necesites, para organizar tanto cada proyecto que tengas en el trabajo, como para cada aspecto de tu vida que necesites controlar.

Un tablero puede ser, por ejemplo, ese proyecto web de antes. O puede ser una colección de los libros que tienes o quieres leer. Puede ser hasta tu lista de la compra, o quizá un viaje que quieres organizar. Aquí la imaginación al poder. Te vale para todo, y tenerlo todo atado.

Y dentro de los tableros, podemos poner tarjetas. Estas tarjetas son los “post-it” que queremos poner en cada panel. Nos recordarán lo que queremos hacer. Esas tarjetas habitualmente las rellenamos con texto. Pero Trello también permite incluir en ellas elementos adicionales como imágenes, archivos adjuntos o listas de tareas.

Podemos usar etiquetas de colores para organizarlas. Por ejemplo, podemos poner en rojo las tarjetas “por hacer”, en naranja las “en marcha” y finalmente en verde las “realizado”. De esta forma, de un vistazo rápido sabremos qué falta por acabar y qué está finalizado de un proyecto o tarea que tengamos en mente. Y como ya dije anteriormente, si encima es un tablero compartido con más gente, ellos sabrán de forma sencilla qué está hecho y qué no.

Funcionalidades de Trello

Trello tiene otras funcionalidades interesantes con las que nos facilitan el trabajo de organizarnos, y compartir tareas.

En las tarjetas tienes campos que puedes usar como “añadir comentario”. Esta opción la puedes usar tanto internamente para dejar anotaciones tuyas, como para usarlo de chat con tus compañeros. De esta forma, puedes progresivamente ir indicando cómo va la tarea. Puedes añadir archivos adjuntos, chatear con emoticonos o anidar otras tarjetas para organizar mejor el flujo de trabajo.

Tanto el panel de control principal como cada tarjeta individual contiene un historial de actividad. Así pues, podemos ver cuando se ha interactuado con cada elemento en todo momento. Sabremos cuándo se ha creado una tarjeta, cuando se ha puesto un comentario o añadido un archivo. Esto nos permite tener un control total de cada movimiento en el tablero.

Por supuesto, como es habitual, Trello tiene las típicas funciones de copiar, pegar, mover, etc…

Otra de las curiosidades que en ocasiones es muy útil, es que en Trello cada tablero o tarjeta tiene asignado una dirección de correo electrónico. Esta dirección la crea el propio sistema. Parece algo extraño, pero es muy potente para ahorrar tiempo y organizar nuestro buzón de correo. Podemos usarlo para, por ejemplo, crear un tablero de cosas por hacer en el trabajo. Cuando recibamos un email, si lo reenviamos a esta dirección de correo del tablero, automáticamente nos creará una tarjeta con ese correo. De esta forma podemos borrar el email de nuestro buzón, dejándolo más limpio, con la tarea ya puesta en Trello. Si queremos potenciar esta funcionalidad, puedes crear reglas de correo en tu outlook o cliente de correo que uses para dejar tu buzón limpio. Crea por ejemplo una regla donde todo correo que te entre de alguien en concreto se reenvíe a tu tablero de Trello, y luego se borre de tu buzón. Con esta simple regla, la bandeja de entrada la tendrás limpia de mensajes de esa persona, y se irán directamente a tu panel de tareas por hacer.

Trello tiene muchas más funcionalidades que no podría poner en un sólo post sin hacerlo más pesado que una vaca en brazos. En próximas entradas seguramente te pasaré tips para sacarle partido. Lo que es también interesante es que, además de las funcionalidades que vienen por defecto, Trello posee lo que llama potenciadores. Estos elementos son como plugins adicionales, muchos gratuitos, para añadir más aplicaciones a Trello. Eso lo convierte en mucho más potente y personalizable para nuestro tipo de uso.

¿Es Trello gratuito?

Página de inicio de Trello

Respuesta corta: sí, Trello es gratuito.

Aún así, Trello tiene varias versiones adicionales para adquirir más funcionalidad y flexibilidad. Estos planes están pensados para más grupos y colaboración de usuarios. En principio, para grupos normales y trabajo estándar, la versión inicial es más que suficiente, y es gratis. Para añadir aplicaciones, seguridad ampliada, o gestionar muchos equipos de trabajo, quizá necesites un plan más avanzado.

Conclusiones

No me extenderé más en este post sobre Trello, pero como habrás visto, tiene muchas posibilidades. Eso sí, como cualquier software de gestión y productividad, si no lo usas de forma habitual no le sacarás partido. Trello es una herramienta para gestionar tu día a día y organizarlo. Y es un muy buen método para poner en común tareas con más gente que trabaja de forma remota.

Puedes echarle un vistazo a la guia inicial de su propia página. Aquí hablaremos más de Trello y de sus funciones avanzadas en próximos posts.

Por supuesto, existen alternativas a Trello, comos slack, asana, wunderlist o incluso onenote. Eso sí, cada una tiene matices más enfocados a otra forma de trabajo. Slack, por ejemplo, está aún más orientado a grupos de trabajo. Onenote es más gráfico, además de que es de pago en la suite de Microsoft Office.

Yo, la verdad, es que tengo un defecto: me gusta lo gratuito de calidad. Trello, sin duda, es uno de los software que cumplen esto: calidad gratis. Recuerda que puedes encontrar más recursos gratis para tu productividad en el blog, y tips como TextExpander o Prioritab.

Nueva ley de protección de datos

En en breve tendremos en marcha el nuevo reglamento europeo de protección de datos. Aunque la ley está aprobada en 2016, entrará en vigor el 25 de mayo de 2018. Como siempre, para la mayoría esta fecha se nos ha echado encima. Muchos sabemos que esto trae algún cambio, y con esto surgen muchas preguntas. ¿Cuáles son los más importantes? ¿Debemos hacer algo? ¿Cómo cumplir la nueva ley de protección de datos? ¿Podemos sacar ventaja del nuevo reglamento?

Hoy hablaré un poco de lo que viene, como lo interpreto, y qué debemos tener en cuenta. Además es interesante mirarlo como oportunidad desde el punto de vista de nuestros clientes. Si nosotros somos lo suficientemente rápidos para conocerla y tomar acciones, seremos capaces de vender la solución a otros. Te puedo asegurar que más del 80% no va a tener todo a punto cuando llegue la fecha. Es más, muchos ni sabrán que hay te cumplir ciertas reglas por ley.

Qué dice en nuevo reglamento de la Ley de protección de datos

El nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos, a partir de ahora GDPR, viene a complementar y en parte sustituir la vieja LOPD española, dándole un carácter más europeo. Y como ya te imaginas, si poco sabíamos de la LOPD y teníamos montones de lagunas, aquí no nos quedamos cortos.

Para comenzar, me gustaría hacer incapié en que lo ideal es que busques un experto consultor sobre el tema para que sepas de primera mano qué debes conocer de la pasada y nueva ley vigente. Cada negocio es un mundo, y en cada uno se deberán aplicar cosas diferentes, y el que mejor lo va a saber es un experto.

Sin embargo, yo desde aquí te voy a presentar varias apreciaciones y ayudas para entenderla, y saber cómo puede afectarte.

Para empezar, hay que saber que este nuevo reglamento, como ya he dicho, deroga la anterior directiva de la lay de protección de datos, ya fechada por allí por el 1995. Como ya sabemos, las empresas evolucionan. Su forma de trabajar ha cambiado muchísimo con las nuevas tecnologías. Especialmente internet tiene un peso fundamental en estos avances. Así pues, era necesaria una nueva ley que contemplara este nuevo escenario.

Especialmente con el reglamento que viene se intenta que los usuarios, o sea, los ciudadanos de a pié, tengamos un mejor control de nuestros datos personales. Cada vez se busca más generar confianza en el mundo online, de forma que nos podamos sentir más seguros. Sinceramente, no sé si este mensaje calará mucho en la gente, pues la mayoría pasamos un poco de este tema. Pero es cierto que es un punto importante que tenemos que empezar a tener en cuenta, pues como todas las leyes, se acompañan con sanciones si no se cumplen debidamente.

Nueva normativa de la ley de protección de datos

Nueva normativa de la ley de protección de datos

Cambios importantes en la nueva Ley de Protección de Datos

Hablemos de los cambios importantes, en gran parte orientados a empresa.

Principios de transparencia, limitación y minimización

En la GDPR se ha hecho especial incapié en los principios y derechos para la protección y uso de los datos de los ciudadanos. A partir de ahora, nuestros datos sólo se podrán recoger con un fin, y ser usados con ese mismo fin. O sea, si en nuestra web vamos a recoger el correo electrónico de un usuario para responderle una pregunta, no podremos usarlo para enviarle publicidad, o promociones ni similares. Es por ello que en caso de recoger un correo, es importante indicar en dicho formulario para qué lo recogemos y con qué finalidad. Y eso implica que si en un futuro pensamos en usarlo para algo adicional que no lo tuvimos en cuenta antes, ahora no podremos hacerlo sin su consentimiento.

Consentimientos estrictos

El consentimiento de usar tus datos ahora es más estricto. No sólo se debe aplicar el punto anterior en el cual te obligan a indicar para qué se usarán tus datos. Ahora, es importante que cuando se obtengan dichos datos, el propio usuario indique de forma activa que da consentimiento a que sean usados. Antes, simplemente por omisión, podíamos usar bases de datos para enviar emails. Si el cliente no decía que no quería recibirlos, se entendía que no le importaba. Ahora esto no vale. Si quieres enviar un email, el cliente tiene que decir “sí, quiero que me envíes emails”.

Derecho al olvido

Se ha estipulado de forma más exacta el derecho al olvido de los datos. Esto básicamente era el derecho a que te eliminen de su base de datos. En ocasiones, cuando se hacía esto antes, el que había recogido tus datos debía borrarte. Pero no era raro que dichos datos hubieran sido trasladados a un grupo de terceros para bombardearte con más publicidad. Actualmente, en caso de que alguien borre dichos datos, deberá comunicarlo a esos terceros, los cuales también estarán obligados a borrar dichos datos.

Derecho a la portabilidad de los datos

Otra cosa interesante es que ahora existe el derecho a la portabilidad de los datos. De esta forma, por ley podemos portar los datos que hagan falta de un negocio a otro en caso de que lo solicitemos. Esto significa que, por ejemplo, si queremos cambiar de compañía de luz, podemos pedirles a la que estamos abandonando que pasen toda la información a la nueva, sin tener que entregar de nuevo todo lo que nos piden para dar una alta.

Reporte de robo de datos

Si por desgracia sufriéramos un robo de datos en nuestro sistema, ahora hay obligación de notificarlo en un plazo de 72 horas. Ya no sirve sólo con denunciar por ejemplo a las fuerzas de seguridad, o simplemente ocultarlo y solucionar el problema.

Sanciones actualizadas

Y aquí la parte chunga. Las sanciones se han aumentado notablemente en caso de no cumplir esta nueva ley. En cuanto entren en vigor, si no se cumplen los nuevos protocolos, las multas son cuantiosas. Dependiendo de la gravedad del fallo, y de la sensibilidad de los datos, pueden alcanzar el 4% de la facturación global de la empresa, o hasta 20 millones de euros.

¿Qué hay que hacer para cumplir la ley?

Como apuntes rápidos, estas son varias de las cuestiones que vamos a necesitar tener en cuenta con la nueva aplicación. Muchas de ellas están pensadas para el mundo online, como veremos:

  • Deberemos actualizar las cláusulas informativas de nuestra web. Antes se usaba la típica cláusula base para casi todas, las webs, pero ahora tendremos que actualizarla al nuevo contexto. Sí, vale… nadie se las leía, pero hay que hacerlo para que no nos crujan.
  • La obtención de datos básicos, como son el email, el nombre o direcciones deben ser conseguidos con consentimiento del usuario. Anterior, el consentimiento podía ser tácito. Esto significaba que si no te oponías, se consideraba que estabas dando tus datos sin problema. Ahora, con la nueva GDPR, cuando se dan dichos datos debe haber un consentimiento inequívoco de que te otorgan potestad para usar dichos datos.
  • Adicionalmente al punto anterior, y esto es importante, no se pueden recabar datos de menos de 16 años sin el consentimiento paterno o del tutor legal. Esta es una de las partes que difícilmente se van a cumplir, y más con las redes sociales. Aquí es donde tiene pinta que se va a mentir más en la edad que nunca, pues teóricamente no se podría abrir cuentas de usuario si el menor da sus datos de fecha de nacimiento reales, y no están cotejados por un tutor legal.
  • Anteriormente debíamos inscribir los ficheros que manejaban los datos en la Agencia de Protección de datos. A partir del 25 de mayo de 2018 no será necesario, y simplemente habrá que contar con un registro que indique dónde y cómo están los datos en nuestra empresa.

Una parte importante en el punto 2 anterior es que los datos de potenciales cliente que tuviéramos anteriores obtenidos con el consentimiento tácito, o sea… sin autorización expresa, ya no son válidos. Eso significa que deberíamos volver a mandar un correo preguntando si permiten usar nuestros datos, y que sea el propio cliente el que de su consentimiento. En caso de no hacerlo, estaremos cometiendo una ilegalidad.

Protege tus archivos

Protege tus archivos

Oportunidades en la nueva GDPR

Donde hay nuevas necesidades, hay nuevas oportunidades. Esto es un clásico, y es dónde también debemos aprovecharnos.

En esta parte es donde es dónde podemos mirar si hay algo que podemos proporcionar para crear dicha necesidad al cliente. La nueva GDPR habla de nuevas medidas de seguridad para salvaguardar los datos, y esto muchos no lo cumplen. De hecho, no lo cumplían ni antes con la LOPD anterior. Así que es el momento de hablar de ello.

Estas protecciones cambian según el tipo de datos que tengamos que almacenar. Se miden con niveles de seguridad, y normalmente los más altos hablan de datos más sensibles, como los usados en salud y similares. Yo voy a centrarme en la mayoría de los datos de las medianas empresas, de niveles más bajos, como son los datos personales básicos de los clientes y proveedores.

En esta nueva GDPR hay que indicar claramente cómo se guardan técnicamente y cómo se organiza la entrega dentro de su empresa dichos datos. Esas medidas deben ser conformes a lo que dice el reglamento. Todo debe de hacerse de forma proactiva y consciente, o sea, debe quedar constancia de qué hacemos y cómo lo hacemos para que se pueda presentar en caso necesario de forma organizada. No vale decir ahora “pues yo los tengo en el ordenador y punto”. No, ahora que dejar claro dónde están, como están, y cómo se accede a ellos y quién puede hacerlo. Hay que indicar medidas de control de usuarios para llegar a ellos, y cómo el usuario tiene contraseñas o seguridad para que otro no pueda acceder a ellos.

Además, es importante que los datos tengan copias de seguridad de forma que se puedan restaurar en caso de catástrofe. Y dicha seguridad también debe quedar reflejada en un manifiesto junto a lo anterior. De hecho, se debería poder restaurar dichos datos de forma rápida y con seguridad de ser copias recientes por ley.

Esta parte tiene un nuevo apartado curioso, y es que la nueva GDPR pide que cuando haya una violación de acceso a los datos o problema similar, se debe notificar dicha rotura de la seguridad. O sea, en caso de que esto ocurra, el responsable del tratamiento de los datos debe notificar a la autoridad que se encargue en su país de eso en un breve plazo de tiempo. Es más, en caso de que dicha seguridad implique a más gente, como son los clientes o proveedores, hay que notificarles también a ellos.

Aprovechar la ley en nuestro favor

¿Cómo aprovechar entonces la ley para nuestro negocio? Usa la imaginación. Con los otros puntos anteriores, se me ocurren varias ideas:

  • Vende seguridad. Las empresas necesitan ahora tener copias de seguridad y forma de restaurar de forma fácil las mismas. ¿Qué puedo ofrecer? Puedes vender servidores de copias de seguridad. Las unidades NAS para almacenamiento en red son soluciones económicas para llegar a tal fin. Puedes vender almacenamiento en la nube para las copias. Piensa que las empresas deben tener alguna copia de sus datos fuera de la ubicación principal de la empresa, por si todo arde en un incendio. Por ley ahora estás obligado a poder restaurar esas copias incluso en caso de catástrofe.
  • Otro de los puntos que seguramente muchos tendremos que cumplir es el de recuperar nuestra base de datos de correos con los consentimientos de los clientes. Con esto podemos generar una oportunidad de “sanear” dichas bases de datos. Seguramente tendremos montones de correos que ya no nos aportan nada. Puedes, por ejemplo, enviar ahora un correo animando a los clientes a que rellenen y comprueben los datos que tenemos de ellos. Y ya de paso, ahí podemos indicar que den el consentimiento para usarlos para nuestras campañas. Evidentemente, la gente tenderá a no hacer dicha acción, pero si le ofrecemos un descuento o un concurso para el que rellene dicha información… ¿quien se puede negar? Con esto, podremos limpiar un poco como comentaba las bases de datos de gente que no quiere saber nada de nosotros, o no está interesado en nuestros productos.
  • Adicionalmente, las empresas ahora son responsables si otro a nuestro cargo no cumple la ley. Es decir, si tenemos contratado un tercero para que destruya nuestros documentos, la ley ya no te exime de responsabilidad en caso de fuga de datos por parte de esa empresa. Ahora la multa llevará tu nombre y apellidos. Esta puede ser una ocasión para vender, por ejemplo, destructoras de documentos o sistemas de eliminación de datos a tus clientes. De esta forma, ellos mismos se asegurarán de que cumplen la ley y sus datos sensibles no pulularán por el mundo, evitando desagradables sorpresas.

Sanciones con la nueva GDPR

Alguien se va a forrar con las nuevas sanciones

Alguien se va a forrar con las nuevas sanciones

¿Preparado? Esto siempre es algo que da la risa oírlo de lejos, pero que da miedo de cerca. Las sanciones por no aplicar correctamente la GDPR podrán ser de hasta 20 millones de euros. ¿Perdón? Sí, 20 milloncetes. Claro, esto depende de la gravedad. Pero ojo, una sanción por no cumplir esto levanta una empresa en peso. No es para tomárselo a broma, y es aquí donde debemos hablar con nuestros clientes que puedan necesitar algo de nuestra parte para que la cumplan.

Conclusiones

Como ves, hay muchas novedades con la nueva GDPR. Y queda poquísimo para tener que aplicarla. Te recomiendo que te informes de todo lo que implica en tu empresa y tomes acción ya.

Pero adicionalmente, no lo dejes en eso sólo. Piensa en si puedes usar dicha ley en tu beneficio con tus clientes. Igual tienes a tu alcance una nueva oportunidad de negocio que deberías de aprovechar, ¿no crees?

Foto de portada tuneada con un detalle de Freepik

Facebook Ads

Me sorprende la polémica aparecida recientemente sobre la filtración de datos en Facebook y la consultora Cambridge Analytica. A estas alturas, cuando los medios de comunicación difunden una noticia como esta, parece que es algo inusualmente importante. Es como si el mundo descubriera que millones de mini ojos nos están espiando desde las sombras.

Muchos se sorprenden al ver que en el mundo digital se puede influenciar de forma fraudulenta a la gente. Y me resulta divertidamente triste observar que, sólo cuando salta un caso de esta envergadura, muchos se piensan que esta gente está obrando mal como excepción.

Madre mía, parece mentira que, por ejemplo, en España, esto se vea como algo grave que sólo pasa con grandes multinacionales o con presidentes de los Estados Unidos.

Al margen de la filtración o no de datos en Facebook, este tipo de acciones se llaman simple y llanamente marketing.

Big Data

Se me hace también raro que no haya salido en más medios estas palabrejas tan de moda, y tan fáciles de asimilar aunque difíciles de controlar: Big Data. Pero vamos a ver… todos, TODOS estamos compartiendo información por todos lados que acaba en el sumidero de internet.

Amigos, según el Instituto nacional de estadística, en 2017 el 83,4% de los hogares de España tenían internet (Equipamiento y uso de TIC en los hogares – Año 2017). Y el 84,6% de las personas han usado internet en los últimos 3 meses. Teras y teras de información de lo que vemos, pinchamos, andamos, llamamos, etc… va a internet, y todo eso se recopila en centros de datos.

Con el Big Data se analiza toda esa información, y se destila dando un resultado acorde a lo que cada empresa necesita y está dispuesta a pagar. Esto es el futuro. ¡Qué digo el futuro! Es el presente.

Redes sociales. Me gusta.

Y ahora Facebook: todos y cada uno de los que usamos Facebook hacemos un “me gusta” a lo que te gusta. Seguimos a los que nos hacen gracia. Nos apuntamos al perfil de nuestro grupo de música favorito. Y si somos antisistemas, compartimos post de los que levantan bulla. Y si queremos una Cataluña libre, replicamos las fotos de las manifestaciones en las que el policía español nos golpea por expresarnos pacíficamente. Y si somos del PP, compartimos las múltiples meteduras de pata del señor Iglesias. Desde todos y cada uno de los ángulos, compartimos lo que somos.

Es así, no podemos reprimirnos. Y somos identificables con facilidad. Ahora junta todo eso con dónde estamos suscritos con nuestro perfil de Facebook. Añádele los sitios donde vamos a comer y le sacamos una foto al primer plato, que para algo el menú nos ha costado sólo 15€ por cabeza, y hemos salido redondos de comer estupendamente.

#comidarica #por15euros #amigos #intoleranciacero #charliehebdo #cifuentes #locuentotododemivida

¿No lo saben todo de nosotros? Pues claro, joer. Es lógico. Ahora, paso 2:

Facebook Ads

¿Pero cómo es posible que Facebook tenga mis datos y me estén espiando? ¿Y mi libertad? ¿Y yo qué gano con todo esto?

Vaya preguntas, ¿no? ¿Es que no te has fijado que estás usando día a día como parte de tu vida un servicio “gratuito” para hablar con tus “amigos” (que risa este último término… “amigo”. La RAE debería hacer algo al respecto). ¿Pensabas que eso que aceptaste cuando te abriste cuente y que decía al principio…. “Términos y condiciones” no era para leérselo? Pues tiene un significado, y es que a groso modo decía algo así como “te dejo entrar en mi antro y tu me dejas manosearte”. Y todos queremos entrar en este antro. De hecho, estamos casi todos dentro. Y manoseados.

El paso 3 es Facebook Ads. Para los ciudadanos de a pié que no lo conocen, esto es simple. Tú quieres decir algo a la gente que te interese, y se lo sueltas por Facebook. Lo normal es que sea publicidad de tu empresa. También se usa para darte a conocer y aportar algo de valor. Pero por supuesto, también se puede usar para difamar.

En la tele, ese mensaje llega a todo el mundo, incluido críos que no saben ni leer y que están mirando la caja tonta en ese momento. En un periódico al menos atinas en el tipo de lector. En la calle puedes poner anuncios en las paredes, y al menos llega al tipo de gente que pasa por allí.

Pero en Facebook es otra cosa. Es tan simple y tan llano como elegir entre todos los que lo usan y segmentar. Total, apenas son 2.167 millones de usuario activos (según Hootsuite en Enero de 2018). Y conocemos TODO sobre ellos.

Te pongo un ejemplo. Vamos a lanzar un anuncio en Facebook para que se peguen tortas en una manifestación independentista. Abrimos nuestro Facebook primero. Creamos una publicación bonita que salga un tío con un bate de béisbol lleno de pinchos como el de Walking Dead, y ponemos un mensaje que ponga “1 de Abril, manifestación pacífica a ostia limpia. Apúntate.”. Ahora nos vamos a la parte de Facebook Ads y segmentamos. Elegimos gente de cataluña (vamos a hacer la manifestación allí, así que cojo gente de cerca, para que no tengan que gastar dinero en bus), luego gente interesada en cataluña, en la independencia, y que le guste la violencia. Parece surrealista, ¿no? Pues es real. Tenemos esos datos y podemos usarlos. A las pruebas me remito, campaña hecha en 2 minutos:

Segmentar en Facebook ADs

Ya tengo hasta 250.000 personas que igual vienen a darse palos, porque entre sus aficiones está la violencia. Y encima me dice que ¡Bien hecho!. Este Facebook es mu majo.

Alterar mentes

Y con esto, ya sólo falta alterar la mentes poco a poco. Publicaciones en Facebook o similares, muy sutiles, pero significativas que induzcan a conseguir que el afectado se mueva para nuestro lado. Que sí, que sí… que con noticias alteradas, edulcoradas, o amargadas se consigue esto.

Pero es que… ¡ojo! Es legal, ¿no? Pues básicamente sí. Este es un servicio totalmente legítimo. Igual que Google Ads para sacar publicidad acorde a tus gustos. O igual que el remarketing. Si ves un osito de peluche con la cara de Darth Vader que te llamó la atención en Amazon de lo cutre que era, recuerda que te perseguirá. Lo más seguro es que cuando vayas a cualquier otro lado de internet, lo vuelvas a encontrar en los anuncios de un periódico online, o en los de youtube, o donde quieras que te metas… Es remarketing, y es legal.

Nueva ley de protección de datos de mayo de 2018

Este año se aplica una nueva ley de protección de datos, y es que hay que actualizarla cada dos por tres de lo rápido que va el mundo online.

Aquí es donde puede cambiar algo las cosas, aunque no lo tengo tan claro en su aplicación. En breve se deberá cumplir la nueva ley europea de protección de datos. Una de las partes importantes que cambia respecto a la anterior es que un sujeto debe aceptar el consentimiento de que usen sus datos para publicidad y similares de forma activa. O sea, ahora hay que aceptar un “sí, quiero que uséis mis datos para [lo-que-sea]”. Y este lo-que-sea debe ser claro. Eso quiere decir que ahora tienen que decirte para qué van a usar tus datos, y si te gusta lo aceptas. Y en caso de que no aceptes, no se podrán usar.

La parte mala de todo esto es que, evidentemente, si no aceptas, seguramente no puedas usar Facebook. Y eso significa no tener vida social, por mucha gente real que haya en la calle. Te cruzarás con miles de personas, pero no podrás relacionarte con nadie sin tu cuenta de Facebook. Triste, ¿no?

Conclusión

Pues eso. Me da un poco de tristeza ver que la gente no se da cuenta del día a día que vive. Y me parece sorprendente que uno se alarme cuando salta una noticia diciendo que en la campaña del señor Donald Trump se pudo influir en el voto de la gente. Con un par de cojones. Pues claro que se influyó, como en todo lo que hacemos.

Se llama marketing, y desde que existen las redes sociales y el big data, es imparable.

Portada del diario

¿Cuando es el cambio horario de marzo de 2018?

Sí, acabo de darme cuenta que queda nada para tener que hacer la transición de siempre.

Este año el cambio de hora es la madrugada del sábado día 24 de marzo al domingo 25. Esta vez, la hora se adelanta, lo que lamentándolo mucho para los que una hora es un mundo, y sobre todo para los que trabajan temprano en domingo, esta vez se duerme menos. A las 02:00 hay que poner el reloj a las 03:00 horas.

¿Duele mucho dormir una hora menos? Pues si es así… no seas perro y acuéstate una hora antes, ¿no? De esa forma el domingo 25 de marzo amanecerá con las mismas horas de sueño. Eso sí, el sol estará un pelín más bajo, y el horario de verano ya estará en marcha preparados para la primavera y para aprovechar más tiempo la luz.

Hoy en día no creo que haga falta que hagas nada con tu móvil, pues la mayoría son muy listillos y se cambian solos, o al menos una vez conectados a internet cuando descubren la hora.

Pero recomendaciones de cosas que pasan desapercibidas y que seguramente tendrás que cambiar:

  • el reloj del coche
  • el de la cámara de fotos (al menos en mi réflex)
  • el del despertador de toda la vida de la mesilla
  • el del reloj de cocina
  • el del horno, que luego se te retrasa la comida
  • el reloj de pulsera, por supuesto, si no es un apple watch o similar y eres tradicional
  • los de casa de tus padres y abuelos, que casi siempre se olvidan

En fin, felices sueños para el que no tenga que madrugar, y lo siento para el que sí 🙂

Portada del diario

Ayer descubrí una pequeña aplicación para grabar la pantalla de tu pc con un programa increíblemente liviano. Loom es una extensión de Chrome que se instala con un simple click, y que te permite grabar durante unos 10 minutos todo lo que haces en tu equipo. Con opciones muy intuitivas te deja configurar si quieres grabar toda la pantalla o una aplicación en concreto para que no se muestre el escritorio.

Adicionalmente te permite grabar audio o incluso un overlay de la webcam. Cuando digo overlay, para los menos listicos, me refiero a suporponer una imagen, en este caso tu careto, sobre el vídeo que estás grabando.

Grabar la pantalla con Loom

Hasta aquí la única particularidad que parece destacar es que es gratuito, ¿no? Bueno, también he contado que no requiere instalación al ser una extensión de Chrome que se integra con facilidad.

Pues su gran potencial reside entre otras cosas en que cuando acabas la grabación, esta se queda almacenada en una nube. Esto significa que no necesitas grabarla en local, no necesitas espacio en tu disco. Cuando todo se acaba, la utilidad te dará una URL donde estará tu video, como si fuera uno de YouTube. Y fíjate en el tremendo potencial de esto. Cuando te pasa el link, puedes enviarlo por correo a quien quieras sin tener que mandar el vídeo completo.

Para qué usar Loom

A bote pronto, se me ocurren varios usos super majos:

  • Para compartir una acción de soporte de cómo hacer algo cuando alguien te pregunta. Esto tiene gran potencial cuando ese alguien es un cliente. Si te preguntan cómo se hace una cosa, puedes grabarlo desde tu ordenador y enviarle un link. ¡Guau! No hace falta que escribas, y encima, cuando se lo mandes, será mucho más fácil de entender. Y para colmo, el cliente flipará con tu nivel de soporte. Esto es brutal.
  • Para hacer tutoriales a gente conocida. Como el caso anterior, pero en plan amigos, o si estás en tu empresa, para enseñarle a tu gente cómo hacer cosas.
  • Para recordar cómo haces las cosas que haces. Por ejemplo, si estás probando algo que quieres recordar para documentarlo, puedes hacerlo grabándolo para posteriormente descargar el vídeo o dejarlo en la web.
  • Para pedir ayuda. Imagina que se te rompe algo, o falla tu sistema al hacer una cosa. Puedes grabarlo en vídeo y enviarlo a soporte con el fallo para que puedan verlo en acción. Esto es una estupenda ayuda para los que tienen que solucionarte tu problema.

El funcionamiento de Loom es sencillo. Lo único es que aparte de grabar la pantalla como ya indiqué, tienes que darte de alta en su web para poder acceder al portal en la nube. Desde ahí podrás listar todos tus vídeos y copiar sus URLs. Este dashboard te indicará también cuánta gente ha visto cada vídeo. Si quieres podrás borrar desde allí el vídeo que quieras de forma que deje de ser accesible.

Además, por la parte de privacidad, te permite ponerle claves a los vídeos que quieras, de forma que permanezcan en privado.

Resumiendo

Sinceramente, me ha parecido una extensión fenomenal para hacer con un simple click grabaciones de todo lo que quieres compartir de forma fácil y rápida. Y enviar la URL a la gente que quieres es tan sencillo que se hace una herramienta indispensable para muchos entornos de trabajo.

Por cierto, ¿dije que era gratis? Pues, ale, instalarla ahora mismo desde aquí.